2/26/2007

ATENCIÓN PUEBLO PPD !!!

LA BATALLA POR SANTIAGO CITY
(Municipales 2008)

Fuente: La Nación Domingo
25 Febrero 2007
Cronista: Jorge Navarrete P.(Abogado)


En forma prematura y ciertamente antes de lo recomendado, se inició el debate sobre los candidatos para la próxima elección municipal. En el caso de la Concertación se trata de una dinámica compleja, por cuanto no sólo tensiona aún más las precarias relaciones al interior de la coalición de gobierno, sino que –en sintonía con las expresiones de la Presidenta, donde reconoce que su gobierno termina con la elección municipal- hace todavía más distante y difícil la relación entre el Ejecutivo y los partidos que lo sustentan.

En el caso del municipio de Santiago, quizás la elección más relevante de todas, han aflorado con entusiasmo una serie de personajes que –con más o menos pudor y elegancia- “no descartan” las capacidades de los protagonistas, la posibilidad de que Raúl Alcaíno su interés porconvertirse en el próximo edil capitalino. Más allá de las intenciones y de decida repostular por un nuevo período, pone las cosas muy difíciles para los aspirantes al cargo. En un estilo silencioso, sobrio y efectivo, Alcaíno ha desempeñado un papel más que digno, en especial si se considera la nula experiencia política que tenía cuando asumió el cargo y, lo más importante, su estricta lealtad para encubrir los errores y desaguisados de quien probablemente haya sido el peor alcalde de Santiago por muchos años: Joaquín Lavín. Con todo, los aspirantes no son pocos y cada partido, en especial el PPD –que vendió muy cara su anterior derrota- comienzan a diseñar escenarios con calculadora en mano. Pero más allá de la frialdad con que se toman este tipo de decisiones, el proceso no ha estado ausente de excentricidades.

La primera de todas fue la contundente declaración de un dirigente veraniego del PPD, en el sentido que jamás entregaría el cupo por Santiago Centro. Como yo lo veo, nada obsta para que esa tienda política pudiera negociar con otro partido de la coalición, y así intentar intercambiar esa plaza por otras más accesibles a sus candidatos. En efecto, no son muchos los militantes que podrían asumir con real posibilidad de éxito la batalla por Santiago. El PPD, más que cualquier otro partido de la Concertación, tiene sus principales cuadros puestos en el gobierno o en el Parlamento. Los eventualmente “disponibles”, o están esperando algo más interesante (ejemplo, Eyzaguirre, Bitar, Vidal), o conforman la reserva intelectual (tipo Zalaquett), o no quieren saber nada más del servicio público (como Javier Etcheberry), o simplemente demostraron que la capital no es lo suyo (Víctor Barrueto).

Quizás esta ausencia de figuras de la tienda que formalmente detenta “el mejor derecho” para designar al candidato, haya influido para que se produjera la mayor excentricidad de todas: la insinuación de Jorge Schaulsohn, en el sentido de que está disponible para nuevamente competir por Santiago. Confieso que esto me tiene algo perturbado. Vamos por partes. Primero, supongo que Schaulsohn no estaba pensando en repostular representando al partido político que lo expulsó hace algunos meses como consecuencia de uno de los episodios más duros y críticos a los cuales se ha enfrentado la Concertación. Segundo, sospecho que tampoco este abogado imaginó competir como parte de la lista de otra tienda de la coalición de gobierno (pese, incluso, a los lazos familiares que lo vinculan con el Partido Radical). Tercero, tampoco pensó en postular como independiente, ya que todos quienes conocen bien el sistema electoral saben que eso sería un suicidio, especialmente si se compite contra candidatos fuertes. Pues bien, sólo queda una alternativa y es pensar que este dirigente político, otrora militante y fundador del PPD, pensó que podría ser apoyado por los dos partidos que conforman la Alianza por Chile. Reconozco que he escuchado esta teoría en varias ocasiones. Con todo, me cuesta creer que alguien con años de circo político pudiera equivocarse tanto respecto de la derecha. No quiero negar las aparentes coincidencias que podría haber entre Schaulsohn y ciertos sectores de la oposición, pero creer que ésta lo apoyaría en semejante aventura es no entender lo fundamental de la actividad política; la que con crudeza reflejó Hobbes y Maquiavello, pero muy especialmente Carl Schmitt a través de la dialéctica amigo/enemigo. Dicho de otra manera, no hay forma en que la derecha pueda apoyar a un “sucedáneo” si es que dispone del “original”. Ese tipo de ilusiones, junto a otras -como la estrategia de crecer políticamente hacia la centroderecha- son parte de un imaginario que le ha hecho muy mal a la Concertación.

Algunas palabras para quienes tienen los mejores pergaminos –al menos, de los que se han mostrado hasta la fecha- para intentar transformarse en el nuevo alcalde de Santiago: me refiero a Marcelo Trivelli y a José Antonio

Viera-Gallo. El primero tiene experiencia en un cargo ejecutivo a nivel metropolitano, el que desempeñó en forma correcta y con un inusitado éxito medial. El segundo posee un enorme prestigio en la clase política, razón por la cual siempre es candidato para cualquier puesto relevante. Con todo, también ambos comparten un flanco débil: el poco entusiasmo que han mostrado sus respectivos partidos. En fin, todavía queda mucho.



DEJA TU OPINIÓN :

2 Comments:

Blogger gonzalo said...

hay una sola candidata segura. usa anteojos. se alimenta de sueños. todavía cree en Dios.

11:50 a. m.  
Blogger sandrachandiabrito said...

hola com pañeros yo tengo un candidato es milo por lo mismo hay que apoyarlo ademas es una persona joven por lo mismo se le tiene que dar el apoyo

7:16 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home