12/30/2006

Estimado@s Amig@s del Pueblo PPD
Como regalo de Año Nuevo ...
Un poema !!!

La vida sencilla
(Octavio Paz)

"Llamar al pan y que aparezca
sobre el mantel el pan de cada día;
darle al sudor lo suyo y darle al sueño
y al breve paraíso y al infierno
y al cuerpo y al minuto lo que piden;
reír como el mar ríe, el viento ríe,
sin que la risa suene a vidrios rotos;
beber y en la embriaguez asir la vida,
bailar el baile sin perder el paso,
tocar la mano de un desconocido
en un día de piedra y agonía
y que esa mano tenga la firmeza
que no tuvo la mano del amigo;
probar la soledad sin que el vinagre
haga torcer mi boca, ni repita
mis muecas el espejo, ni el silencio
se erice con los dientes que rechinan:
estas cuatro paredes ?papel, yeso,
alfombra rala y foco amarillento?
no son aún el prometido infierno;
que no me duela más aquel deseo,
helado por el miedo, llaga fría,
quemadura de labios no besados:
el agua clara nunca se detiene
y hay frutas que se caen de maduras;
saber partir el pan y repartirlo,
el pan de una verdad común a todos,
verdad de pan que a todos nos sustenta,
por cuya levadura soy un hombre,
un semejante entre mis semejantes;
pelear por la vida de los vivos,
dar la vida a los vivos, a la vida,
y enterrar a los muertos y olvidarlos
como la tierra los olvida: en frutos...
Y que a la hora de mi muerte logre
morir como los hombres y me alcance
el perdón y la vida perdurable
del polvo, de los frutos y del polvo".


Feliz 2007 !!!
Valeria Bustos A.
puebloppd@gmail.com

12 Comments:

Blogger Sólo Felipe said...

Hola Valeria. Que lindo el poema que transcribiste.

Pasaba para desearte un muy feliz año 2007 y si el pasado fue bueno, que este sea todavía mejor.

Saludos!!!

10:23 a. m.  
Blogger puebloppd said...

Gracias Felipe !!!
De verdad ...
¿Qué mas pedir que una vida sencilla?
Felices Fiestas !!!

Valeria.

1:25 p. m.  
Blogger www.fijate.cl said...

Dama:

Observe usted como se está tejiendo la en-red-ada nomenclatura nacional. Yo soy un ignorante en temas cientista-políticos; sin embargo, existió mi ímpetu por pertenecer a las filas de un partido que luchara por ver avanzar a ésta nación y subirnos al carruaje que nos liberaría de la Fractura pero.... Mi tendencia es a F.F., no por su carisma, sino por su lucidez. Entonces me encuentro acá para darle un saludo a su persona y, además, indicarle que: Me parecec que hay un felino, de proporciones, encerrado acá.

Atte.
Héctor

8:40 a. m.  
Blogger puebloppd said...

Héctor:
¿Me puede Ud. precisar el lugar exacto (o aproximado) dónde se encuentra el felino encerrado?
Valeria

6:36 p. m.  
Anonymous María Elena said...

Valeria bonito el poema transcrito, pero esto es lo que quiero decir:

hoy llega Flores va a comenzar el show.... quiere formar una fundación ...porque simplemente no le interesa el PPD sino que le interesa pagar menos inpuestos al crear esa "fundación"( porque eso es lo que persiguen los empresarios con las fundaciones)y así no le importa porque como en un año más jubila,..da lo mismo dejar " la crema" y que el ppd tenga que recogerla.

si va va a ser senador independiente y saber que tiene su futuro asegurado( ahí esta el felino encerrado) con los millones que tiene y la vejez se va ...y le da lo mismo todo...total el ya logro lo que quería ...irse ,pero que se supiera...porque como ya nadie le cree y por eso le pasaron la cuenta en las elecciones del PPD, por mi que se vaya......

esperamos sentados el show del senador flores.......tomen dus asientos ......hoy viene.....

6:21 a. m.  
Blogger gonzalo said...

Valeria, gracias por los datos. No olvido tu invitación al caluroso Santiago.

8:30 a. m.  
Blogger Mujer con sombrero said...

Hola Valeria, he vuelto a Santiago después de unas merecidas vacaciones en la mejor ciudad de Chile en mi opinión: Valparaíso, así que había estado un poco desaparecida del mundo bloguístico.
Con respecto al post de abajo (era un poco raro postearte abajo, ya que uno se fija siempre en el último post), también le doy mi apoyo a nuestra presidenta, me siento orgullosa de tener en Chile una mujer tan fuerte e íntegra, y más me gustó cómo actuó con respecto a la muerte de Pinochet. Estoy feliz de que haya aumentado el respaldo del pueblo a Michelle Bachelet, ojalá que haya servido de lección a los machistas que solían comentar "una mujer no puede ser presidenta".
Con respecto a la Concerta, obviamente que Chile la necesita y la va a seguir necesitando en las próximas elecciones, el pueblo es inteligente y estoy segura que allá vamos de nuevo en las próximas elecciones!!!!
Volviendo al poema, me gustó mucho... me encanta la poesía y no lo conocía. Me gustó mucho la parte "pelear por la vida de los vivos, dar la vida a los vivos, a la vida"
Saludos y nos estamos leyendo

5:15 p. m.  
Blogger puebloppd said...

Feliz retorno al caluroso Santiago !!!
Llegó el 2007 amiga, y bueno...solo queda seguir en las luchas cotidianas...me alegra te haya gustado el poema.
Hasta pronto !!!

6:14 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

que ironico

en un blog ppd poner el poema de un hombre reconocido como de derecha, quizas simpatizante de pinochet

gracioso en verdad

9:05 p. m.  
Anonymous carlos maría said...

A la persona que escribió arriba:
De verdad es curiosa tu falta de información...
¿Acaso Ernesto Cardenal es fascista pues no apoyó a Ortega en Nicaragua?
Viva la Democracia !!!

Salud desde Madrid

Carlos María

2:47 a. m.  
Anonymous yo said...

ojala que el tribunal supremo ratifque la expulsión de schaulsohn por canalla y que flores se vaya luego y forme otro partido a ver si alguien le cree a ese "guaton inescrupuloso" y ordinario que habla de providad cuando le convienne y a garabato limpio.....

que se vayan no los queremos en el PPD...OYERON .....CHAOOOOOOOOOOOO

4:12 a. m.  
Anonymous zapatista said...

MATANZA DE TLATELOLCO GENERA RENUNCIA DE OCTAVIO PAZ COMO EMBAJADOR...
ADJUNTO DOCUMENTO ZAPATISTA RECORDANDO Y CONDENANDO LA MATANZA...


EJERCITO ZAPATISTA DE LIBERACION NACIONAL
MEXICO

2 de octubre de 1998

A la Digna Generación de 1968

Hermanos y hermanas:

Les escribo a nombre de los hombres, mujeres, niños y ancianos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional para saludarlos en esta fecha que recuerda los 30 años de la matanza de Tlatelolco, pero también los 30 años de un movimiento que luchó por la democracia, la libertad y la justicia para todos los mexicanos.

68 no es sólo el 2 de octubre y la dolorosa Plaza de las Tres Culturas.

68 no es sólo aquel Tlatelolco, aquel edificio Chihuahua contemplando, olímpicamente atónito y apenado, la matanza de niños, hombres, mujeres y ancianos, desarmados e inermes ante las tanquetas, los fusiles, las ametralladoras, la estupidez hecha gobierno.

68 no es sólo la plaza resumiendo y resumando la sangre de tres culturas bajo la muerte decretada por un sistema político que hoy se mantiene y se reproduce sobre matanzas semejantes.

68 es también, y sobre todo, la Marcha del Silencio, el Poli, la UNAM y cientos de estudiantes de instituciones de educación superior viendo para abajo, el Topilejo de la autonomía popular, las asambleas, las pintas en los muros, las brigadas, los mítines relámpago, la calle subvertida y vistiendo la dignidad con ropajes nuevos. La calle como territorio de la otra política, la de abajo, la nueva, la luchadora, la rebelde. La calle hablando, discutiendo, haciendo a un lado automóviles y semáforos, pidiendo, reclamando, exigiendo en lugar en la historia.

68 es una ventana para ver y aprender de la abierta confrontación entre varias formas de hacer política, entre distintas maneras de ser humanos.

El movimiento de 1968 marcó la historia de este país de manera definitiva. Entonces se enfrentaron dos países: el construido sobre la base del autoritarismo, la intolerancia, la represión y la explotación más brutales; y el que se quería y quiere construir sobre la democracia, la inclusión, la libertad y la justicia.

Allá arriba, el México de los poderosos, de los que deciden con la fuerza y por la fuerza el rumbo que más convenga a sus propios intereses, de los que hacen del monólogo, el garrote y la mentira la forma de gobierno, de los que no escuchan más que la voz que les devuelve el falso espejo que el Poder construye para quienes lo sirven e idolatran, de los que ofrecen la mano tendida y el diálogo directo mientras golpean, persiguen, encarcelan, violan, asesinan y mienten a quienes no les rinden obediencia ciega, sumisión, cabezas gachas.

El México del PRI y de los militares. El México de la violencia y la mentira.

El México de los que inventan confabulaciones desestabilizadoras, conspiraciones extranjeras, bienestar para la familia, rescates bancarios, voluntades de diálogo, ayuda a damnificados, caminos y puentes.

El México de los que simulan gobernar para todos.

El México de los que administran la catástrofe para beneficio de unos cuantos.

El México de los criminales que ordenan y que jalan el gatillo en Tlatelolco, en Acteal, en Chavajeval, en Unión Progreso, en Aguas Blancas, en El Charco.

El México de los de arriba. El México que agoniza.

Abajo, el México de 68.

El México de los que viven y mueren la rebeldía y la lucha por la justicia de la única forma posible, es decir, de vida entera.

El México de los que siguieron, y siguen, exigiendo, luchando, organizando, resistiendo.

El México de los que no vieron pasar los años con amargura, los que se levantaron, volvieron a caer. Los que volvieron, vuelven siempre, a levantarse.

El México de los que no limitaron la rebeldía y la exigencia de justicia a meros asuntos de calendario, a enfermedades pasajeras que la edad cura.

El México de los que no definieron ``rebeldía'' sólo como una noción que no iba más allá del largo del pelo de los hombres e inversamente proporcional al largo de la falda de las mujeres.

El México de los que no se contentaron sólo con buscar en el cuadrante de su radio la respuesta que está en el viento, que no vieron la rebeldía nada más como una incómoda moda de decir ``no'', que no definieron la lucha por la justicia sólo como el éxito musical que se tararea continuamente.

El México de los que no dejaron que el paso del tiempo igualara cordura con claudicación.

El México de los que no cortaron su dignidad ni alargaron la desmemoria.

El México de los que no hicieron del 68 pasado vergonzante, mera travesura juvenil, escalera al mal gobierno.

El México de los que no fueron, ni son, ni serán líderes, pero que en la casa, en el trabajo, en el camión, en el taxi, en el caballo, en la máquina, en el aula, en la fábrica, en la iglesia, en el pesero, en la silla de ruedas, en el autobús, en el arado, en la peluquería, en el salón de belleza, en el tractor, en el avión, en el taller, en el puesto ambulante, en la motocicleta, en el mercado, en el hospital, en la curul, en el estadio deportivo, en el consultorio, en el escenario, en el laboratorio, en el cabaret, en el asilo, en el escritorio, en la oficina, en los estudios de cine, radio y televisión, en los talleres de artes plásticas, en el metro, en el clóset, en las salas de redacción, en el mostrador, en la bicicleta, en cualquiera de los colores con los que se pinta lo cotidiano y silencioso, levantan una mano, una imagen, un sonido, una boleta, un voto, un puño, un pensamiento, una voz para hacer frente a las mentiras gubernamentales y decir: No, ya no. Ya basta. No les creo. Queremos algo mejor. Necesitamos algo mejor. Merecemos algo mejor.

El México de los que en sindicatos, en centros de educación, en los partidos políticos de oposición, en las organizaciones sociales, en las organizaciones no gubernamentales, en las colonias populares, en los ejidos y comunidades, en la clandestinidad, en las calles y en los campos y en las montañas, en todas partes continuaron, siguieron, resistieron.

El México de los que aprendieron que la esperanza se construye también con dolores y caídas.

El México de los que dijeron NO a la falsa comodidad de la rendición, de los que con el pelo corto, largo o sin cabellos hicieron crecer su dignidad, de las que acunaron la memoria sin importar si la falda cubría o no las rodillas.

El México de los que vivieron y murieron 68 y empezaron a parir otro mañana, otro país, otra memoria, otra política, otro ser humano.

El México de los que no construyen escaleras, de los que ven a los lados y encuentran al otro para hacerse y hacerlo ``camarada'', ``compañera'', ``compañero'', ``her- mano'', ``hermana'', ``pareja'', ``compita'', ``valedor'', ``amigo'', ``amiga'', ``manito'', ``manita'', ``colega'' o como quiera que se le llame a ese largo y accidentado camino colectivo que es la lucha por todo para todos.

El México de los de abajo. El México que vivirá.

El México de 1968.

El México de 1998.

El México de los todos que se repiten y renuevan en su lucha -distintos, diferentes, otros- por la democracia, la libertad y la justicia sin importar edades, sexos, colores, culturas, provincias y localismos, lenguas y credos.

El México de los que lucharon y luchan por ser mejores de la única forma en que es posible ser mejores, es decir, con todos.

A ellos y ellas. A los que siguen. A los que resisten. A los que continúan. A los que, aún muertos, sobrevivieron 68 y hoy vemos de este lado, junto nuestro aunque distintos y diferentes. A ellos y ellas. A los de siempre saludamos nosotros los zapatistas.

1968. 1998.

Tiempo de exigir que se conozca toda la verdad, que no queden impunes los crímenes de ayer y de hoy.

1968. 1998.

Entonces y ahora la mentira de arriba vino para esconder la realidad.

Entonces y ahora la verdad de abajo viene para mostrar la realidad.

1968. 1998.

La realidad de la sangre manchando las plazas.

La realidad del autoritarismo llevado al crimen.

1968. 1998.

La realidad de los muertos y los vivos recordando y cultivando la memoria.

La realidad de la lucha que sigue.

La realidad del mañana que se anuncia, que vendrá...

Vale. Salud y no hay que olvidarlo: 30 años después... la lucha continúa.

Desde las montañas del Sureste Mexi- cano.

Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del

Ejército Zapatista de Liberación Na- cional.

Subcomandante Insurgente Marcos

México, octubre de 1998.

4:41 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home