1/12/2007

ATENCIÓN PUEBLOPPD !!!

LA AGRUPACIÓN DE DETENIDOS DESAPARECIDOS
REACCIONA CON CAUTELA FRENTE A CONFESIONES
DE OFICIAL DE EJÉRCITO INVOLUCRADO
EN CASO DE DESAPARECIDOS DE PAINE

Fuente: Cooperativa.cl

Familiares de DD.DD. temen que datos sobre 22 entierros en Paine sean falsos.

La AFDD salió al paso de los dichos de un coronel (r) del Ejército que confesó el supuesto lugar donde fueron inhumados varios campesinos adherentes a la Unidad Popular.

La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) reaccionó con cautela ante la revelación del coronel (r) Andrés Magaña Bau, quien confesó que 22 víctimas de la dictadura en 1973 están enterradas en Paine.

La dirigenta de la agrupación, Lorena Pizarro, señaló que espera que la información sea efectiva y que no se trate de un nuevo golpe duro a las familias.

"Siempre estamos en la duda de que no vaya a ser otro golpe duro que enfrentemos y que no sea tan efectiva la información, nunca dejan de ser temas tremendos", dijo Lorena Pizaro.

El coronel (r), que en 1973 era subteniente de la Escuela de Infantería de San Bernardo, confesó que sus superiores le ordenaron comandar una patrulla para capturar a varios partidarios de izquierda, entre los que se encontraba el padre de la abogada de Derechos Humanos, Pamela Pereira.

En tanto, la ministra Virginia Rivera llegó el jueves a Paine con el objetivo de realizar una serie de reconocimientos en terreno, además de otras pesquisas que podrían concluir con excavaciones la próxima semana.

Las indagaciones de la ministra Rivera permitirán comprobar si las declaraciones del Ejército en la mesa de diálogo fueron ciertas en relación de que los cuerpos fueron exhumados ilegalmente y luego lanzados al mar. (Cooperativa.cl)


DEJA TU OPINIÓN:


12 Comments:

Anonymous Anónimo said...

http://diario.elmercurio.com/2007/01/12/
Viernes 12 de enero de 2007

Detenidos en 1973:
Ex militar revela dónde se enterró a ejecutados de Paine

Ximena Marré V.




Coronel (r) Andrés Magaña confesó que cerca de Melipilla se sepultaron 17 cuerpos, entre ellos el padre de Pamela Pereira.



XIMENA MARRÉ V.

El coronel (r) Andrés Magaña Bau, confeso de haber comandado la patrulla que ejecutó a 31 personas en Paine en octubre de 1973, reveló después de 33 años de silencio el lugar donde fueron enterradas parte de estas víctimas, entre ellas el padre de la abogada Pamela Pereira.

Si bien Magaña había confesado en 2005 su participación en estos hechos, atribuyéndolos a órdenes de sus superiores ya fallecidos, sólo en los últimos días precisó al tribunal el sitio en que se inhumaron 17 cadáveres, acompañando fotografías.

El ex oficial se trasladó ayer a una zona cercana a Meliplilla, en las inmediaciones del lago Rapel, junto a la ministra subrogante en la causa, Virginia Rivera, quien reemplaza a la ministra Irma Meurer, recientemente inhabilitada en forma voluntaria. También estuvieron presentes efectivos de la policía.

La diligencia de ayer fue un reconocimiento del área, donde se iniciarían las excavaciones la próxima semana, luego de otras pesquisas dispuestas para hoy.

Paralelamente, los familiares de las víctimas sepultadas en esa zona fueron informadas ayer de esta última revelación de Magaña, la que se interpretó en esferas ligadas a la defensa de los derechos humanos como el primer quiebre del pacto de silencio de los militares, tras la muerte del general (r) Augusto Pinochet.

El deceso del ex gobernante fue considerado crucial en esta precisión de Andrés Magaña, ya que en su confesión inicial se explayó sobre cómo se le ordenaron las ejecuciones, pero se reservó el lugar del entierro e incluso aseguró que los cuerpos se lanzaron al mar, haciendo coincidir su versión con los antecedentes aportados por el Ejército a la Mesa de Diálogo.

Magaña era subteniente en esa época y su destinación era la Escuela de Infantería de San Bernardo, donde era asesor de Telecomunicaciones del director.

En su declaración, señala que el director de la unidad, el coronel Leonel Konig, y el subdirector, el teniente coronel Pedro Montalba (ambos fallecidos), le ordenaron comandar una patrulla que se encargaría de fusilar en dos operativos a residentes en Paine, según una resolución de un consejo de guerra.

Su relato consigna que un detenido había acusado a los inculpados de ocultar explosivos.

El primer operativo fue el 2 de octubre de 1973, trasladándose a 14 prisioneros a la Cuesta de Chada, donde fueron fusilados.

En la noche del 15 de octubre, se detuvo a otras 17 personas, conducidas "en dirección a Melipilla hasta llegar a una zona muy cercana al lago Rapel", siendo sepultados en esa área. Este lugar fue revelado por Magaña y allí se habría sepultado al padre de Pamela Pereira.

8:20 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

http://www.lineacapital.com.ar/

Chile: Un militar identificó una fosa con cuerpos de desaparecidos
Se trata de un oficial del Ejército que comandaba una patrulla que secuestró a 31 personas en Paine, en 1973, durante la dictadura de Pinochet. El confeso represor brindó datos a la Justicia sobre el lugar en el que habrían sido enterradas 17 de las víctimas.

Internacionales

13 de enero

Santiago de Chile (Telam). Un oficial del Ejército identificó ante la justicia chilena el lugar en el que habrían sido enterradas 17 de las víctimas de Paine, a 60 kilómetros de Santiago, asesinadas durante dos operativos militares en octubre de 1973, bajo la dictadura de Augusto Pinochet.

A 33 años de la matanza de Paine, el coronel Andrés Magaña Bau identificó ante la jueza Virginia Rivera un sector del departamento de Menipilla, en proximidades del lago Rapel, donde habrían sido asesinadas y enterradas 17 de las víctimas, el 16 de octubre de 1973.

Juan Maureira Carreño, presidente de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados de Paine, dijo que con los datos aportados por el confeso represor se realizaron ayer las primeras inspecciones en el terreno y las excavaciones podrían comenzar la semana próxima.

En diálogo telefónico con Télam desde Santiago, Maureira Carreño dijo que Magaña comendaba la patrulla militar que asesinó a 31 personas en Paine tras el golpe militar que derrocó al socialista Salvador Allende e instauró la dictadura de Pinochet.

Según el dirigente de Derechos Humanos, los cuerpos que estarían enterrados en el sector identificado por el militar retirado pertenecerían a dos habitantes del pueblo de Paine, y los otras de campesinos de las zonas rurales aledañas.

Entre las víctimas, según una información del diario El Mercurio, también estaría el padre de la abogada de derechos humanos Pamela Pereira.

Sin embargo, el presidente de la agrupación de familiares de Paine, fue cauteloso respecto al éxito de la búsqueda al recordar que en 1978 el gobierno de Pinochet, en una operación denominada Retiro de Televisores, habría ordenado exhumar los cuerpos de estas personas.

Más allá del avance registrado en esta causa, Maureira Carreño consideró que la muerte del ex dictador Pinochet "puede acelerar" las investigaciones judiciales sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar.

"La muerte de Pinochet puede acelerar estos procesos. Esperamos que quienes estuvieron involucrados en estos hechos se sientan liberados del pacto de silencio y se decidan a colaborar con la justicia", dijo.

El militar que rompió el pacto de silencio ante la justicia, ya había reconocido en 2005 su participación en estos crímenes, pero en esa oportunidad responsabilizó a sus superiores fallecidos.

En sus primeras declaraciones Magaña Bau admitió su participación en los operativos pero atribuyó las responsabilidades en quienes eran sus superiores los coroneles Leonel Konig y Pedro Montalba, director y subdirector de la Escuela de Infantería de San Bernardo.

Magaña Bau dijo que ambos le ordenaron comandar una patrulla que se encargaría de fusilar en dos operativos a residentes en Paine, según una resolución de un consejo de guerra que los había acusado de ocultar explosivos.

El primero de los operativos fue realizado el 2 de octubre de 1973, en el cual se trasladaron a 14 prisioneros a la Cuesta de Chada, donde fueron fusilados.

En la noche del 15 de octubre y la madrugada del 16, fueron detenidas otras 17 personas, conducidas en dirección a Melipilla hasta llegar a una zona muy cercana al lago Rapel, donde fueron asesinadas y sepultadas.

8:53 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

http://diario.elmercurio.com/2007/01/13/
Sábado 13 de enero de 2007

Reconocimiento:
Ex conscriptos verifican lugar de sepultura de 17 ejecutados de Paine

Ximena Marré V.




Hoy podrían comenzar las excavaciones en una zona cercana al Lago Rapel.


XIMENA MARRÉ V.

Un grupo de ex conscriptos concurrió ayer al lugar en que habrían sido sepultados los cuerpos de 17 ejecutados de Paine, en octubre de 1973, según los antecedentes recientemente revelados por el coronel (r) Andrés Magaña, quien comandó la patrulla a cargo de ese operativo.

Los ex soldados se trasladaron a la zona junto a la ministra Virginia Rivera y a efectivos de la Policía de Investigaciones, a fin de verificar la versión entregada por el ex oficial Magaña, quien se encuentra sometido a proceso, desde 2003, por homicidio calificado y secuestro agravado de un total de 36 víctimas de Paine.

El dato aportado por Magaña fue corroborado en general por los ex reclutas, surgiendo sólo diferencias de metros. Las excavaciones podrían comenzar hoy en el sector.

Según informó el abogado del ex oficial, Marcelo Cibié, su defendido ha colaborado eficazmente con la justicia al entregar esta información una vez que tuvo la convicción de los datos entregados al tribunal, a los que se fue acercando tras varias visitas en la zona cercana al Lago Rapel.

En su oportunidad, dijo, Magaña entregó a sus superiores las coordenadas exactas del lugar de inhumación, antecedente que habría quedado guardado en los archivos de la Escuela de Infantería de San Bernardo. Aunque advirtió que por el paso del tiempo es probable que esos archivos no existan.

Acerca de la posibilidad de que los cuerpos aún permanezcan sepultados en esa zona, Cibié hizo notar que precisamente por estar el antecedente del lugar en el regimiento, ello habría permitido llegar con facilidad para realizar remociones.

La confesión

"Chico Magaña, tu misión es detener a toda esta gente y fusilarlos ahí mismo, no me los traigas a la Escuela (de Infantería de San Bernardo), o si no vamos a seguir con el problema. ¿Está claro?". Así relata el coronel (r) Andrés Magaña, la orden que le dieran sus superiores para comandar dos operativos para detener y eliminar a 31 residentes en Paine, por su presunta vinculación a la tenencia de explosivos. Tras el operativo, que dejó un saldo de 17 ejecutados, entre ellos el padre de la abogada Pamela Pereira, Andrés Pereira, el ex oficial declara que entregó al director de la Escuela "la carta topográfica con la marcación exacta donde se había efectuado el fusilamiento y posterior entierro".

9:02 a. m.  
Blogger =/ enzo /= said...

Hola Valeria
Lo importante para mí es que de una vez por todas los militares involucrados en casos similares hablen y se puedan dar con el paradero de miles de compatriotas asesinados. La justicia debe actuar y verificar si estas denuncias son verídicas o no, pero ese es otro cuento. Es importante que los militares empiecen a hablar, ahora que el mayor escollo para aqueloo está muerto.
Saludos Valeria.

11:20 a. m.  
Blogger puebloppd said...

Estimado Enzo:
Efectivamente quienes tienen información deben entregarla, de verdad para mi es incomprensible la mentalidad de algunos que llevan mas de 30 años ocultando o mas terrible aún , no son pocos los ex-colaboradores de la dictadura que han entregado informaciones falsas, burlándose no solo de la justicia sino tambien de los familiares que legítimamente anhelan saber dónde están los restos de los suyos y encarcelar a los responsables de tanto dolor.
Somos una sociedad que no puede hablar de reconciliación ni perdón mientras persista la injusticia, la mentira y la impunidad.

Abrazos rebeldes...
Valeria

11:48 a. m.  
Anonymous María Elena said...

los milicos son unos cobardes .....se ponen el traje para puro aparentar... llegada la hora la verdad...muchos moriran cobardes y se llevaran el secreto a la tumba..

nacieron cobardes, son cobardes y moriran cobardes.

5:12 p. m.  
Anonymous María Elena said...

se tenía que morir "el tata" para que dijeran algo...ojala sea verdad.si es así me alegro más que nunca que se haya muerto

5:18 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

http://www.lanacion.cl
Lunes 15 de enero de 2007







Caso Paine: Familiares tienen pocas esperanzas
Desde el hallazgo de la fosa clandestina de Pisagua en 1990, nunca más se encontró un número tan masivo de cuerpos.



Jorge Escalante
La Nación
Escepticismo existe entre las agrupaciones de familiares de víctimas de la dictadura y abogados de derechos humanos, en hallar algunos restos de detenidos desaparecidos de Paine, considerando las informaciones que entregó el coronel (R) Andrés Magaña a la magistrada Virginia Rivera, momentáneamente a cargo de la investigación.
El oficial, ya procesado por estos crímenes y confeso de comandar los operativos de secuestro y exterminio, reveló que los restos estarían cerca del lago Rapel. Allí se habría sepultado clandestinamente los cuerpos de 17 personas, de los 31 asesinados en Paine en octubre de 1973. Desde el viernes se realizan diligencias en la zona para precisar el lugar y comenzar las excavaciones. Según fuentes cercanas a la investigación, éstas podrían comenzar hoy.
Sin embargo, dado a la llamada “Operación retiro de televisores”, ordenada por Augusto Pinochet a fines de 1978, se hace muy difícil hallar los cuerpos buscados. Ésta consistió en ubicar, tanto en el sur como en el norte del país, fosas clandestinas donde permanecían sepultados opositores a la dictadura para desenterrarlos y lanzar sus restos al mar, usando helicópteros. Otros restos fueron convertidos en cenizas, en improvisados hornos crematorios al interior de regimientos, como sucedió en Linares.
De hecho, desde el hallazgo de la fosa clandestina de Pisagua en 1990, nunca más se encontró un número tan masivo de cuerpos. En esa ocasión, se encontraron 19 osamentas bien conservadas correspondientes a víctimas asesinadas bajo las órdenes superiores del ya fallecido general Carlos Forestier, entonces comandante de la VI División de Ejército en Iquique.
El operativo que actualmente se investiga fue ordenado por Pinochet a través de mensajes cifrados (criptogramas), luego de que en noviembre de 1978, en el horno de una mina abandonada en Lonquén (al sur de Santiago), se encontraron los cuerpos de 15 campesinos exterminados. Este hecho fue el detonante para borrar toda huella y desenterrar los cuerpos que permanecían ocultos en distintos lugares del país.
Así ocurrió, por ejemplo, con los ejecutados por la Caravana de la Muerte en Calama, los obreros agrícolas de Chihuío y los alrededores en la precordillera a la altura de Valdivia, los ex GAP y asesores del Presidente Allende en Peldehue, y los militantes comunistas de Cuesta Barriga, al poniente de Santiago. En estos lugares sólo se hallaron pequeños restos óseos que condujeron a complicadas y erráticas identificaciones.
De esta manera, aunque los familiares no pierden la esperanza de hallar las osamentas de sus seres queridos, la realidad indica que en el caso de Paine también esas expectativas podrían frustrarse.
De acuerdo al informe de las Fuerzas Armadas emanado de la Mesa de Diálogo de Derechos Humanos de 2000, los cuerpos de la mayoría de estos detenidos desaparecidos, incluidos los de Paine, habrían sido lanzados al mar, coincidentemente con la “Operación retiro de televisores” la que también ha sido reconocida en algunos procesos por oficiales retirados que las comandaron.

4:39 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

http://www.elmostrador.cl/
16 de Enero de 2007


Coronel (R) asegura que ejecutados de Paine fueron desenterrados en 1978


Andrés Magaña reveló ahora que recibió orden de exhumar los cuerpos y buscarles un destino final que, en la mayoría de los casos, significó el fondo del mar.

Los cuerpos de 17 personas ejecutadas en Paine en octubre de 1973 que se buscan desde el fin de semana en las excavaciones en un sector cercano al lago Rapel, luego de la confesión del coronel (R) Andrés Magaña, habrían sido desenterrados a fines de 1978 para hacer desaparecer definitivamente sus restos.

Así lo aseguró el ex uniformado a la jueza a cargo de la investigación, Virginia Rivera, agregado que ese año “gente de la inteligencia militar” -sin aclarar si fue de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) o de la CNI- lo condujo al lugar de la sepultación clandestina para reconocerlo con el fin de exhumar los cuerpos y buscarles un destino final que, en la mayoría de los casos, significó el fondo del mar.

Sin embargo, la magistrada determinó que las excavaciones continúen para ver si es posible hallar pequeños restos óseos que quedaron producto de la remoción, como sucedió en otros casos como Calama, Peldehue, Chihuío y Cuesta Barriga, informó este martes La Nación.

5:52 a. m.  
Blogger LLAMBORDES said...

http://www.lanacion.cl/
Martes 16 de enero de 2007

Ricardo González

La abogada Pamela Pereira tiene a su padre como detenido desaparecido de Paine en las listas del Informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación.


En la llamada Operación retiro de televisores ordenada por Pinochet
Coronel (R) Magaña confirma: cuerpos de Paine fueron desenterrados en 1978

El oficial (R) que comandó los ajusticiamientos en octubre de 1973, reveló a la magistrada Virginia Rivera que en 1978 “gente de la inteligencia militar” lo llevó al lugar para identificarlo, con el fin de desenterrar los cadáveres y hacerlos desaparecer.



Jorge Escalante
La Nación

Los cuerpos de 17 personas ejecutadas en Paine en octubre de 1973 que se buscan desde el fin de semana en las excavaciones en un sector cercano al lago Rapel, luego de la confesión del coronel (R) Andrés Magaña, habrían sido desenterrados a fines de 1978 para hacer desaparecer definitivamente sus restos.

Esta información fue agregada por el mismo Magaña a la jueza a cargo de la investigación Virginia Rivera, revelando que ese año “gente de la inteligencia militar” sin aclarar si fue de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) o de la CNI, lo condujo al lugar de la sepultación clandestina para reconocerlo con el fin de exhumar los cuerpos y buscarles un destino final que, en la mayoría de los casos, significó el fondo del mar.

Ínfimas partes

Sin embargo, la magistrada determinó que las excavaciones continúen para ver si es posible hallar pequeños restos óseos que quedaron producto de la remoción, como sucedió en otros casos como Calama, Peldehue, Chihuío y Cuesta Barriga.

La jueza dijo ayer a La Nación que “Hasta ahora no hay ninguna novedad, pero seguiremos trabajando hasta donde sea necesario”.

En el terreno trabajan los peritos Gabriel Vargas, geólogo de la Universidad de Chile, y el arqueólogo de la Universidad de Tarapacá Cologero Santoro.

Seis conscriptos que participaron en los asesinatos y el entierro clandestino, no reconocieron el lugar aportado por Magaña en la indagación judicial. No obstante se cree que podrían estar desorientados debido al tiempo transcurrido.

De igual manera, el coronel (R) Magaña no devela hasta ahora el nombre de otros oficiales o suboficiales que participaron en octubre de 1973 en el escuadrón de ajusticiamiento que le tocó comandar, siendo un teniente de la Escuela de Infantería de San Bernardo.

Ayer al atardecer la jueza se reunió en el sitio de las exploraciones con la agrupación de familiares de las víctimas de Paine.

En el lugar han estado presentes en los últimos días personal de la Brigada de Asuntos Especiales y Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones, y del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior.

Dudas razonables

Ayer los expertos no verificaban si en el sitio entregado por Magaña efectivamente hubo cuerpos sepultados. Tampoco si hubo una remoción.

La llamada por los propios miembros del Ejército en algunos juicios por delitos de lesa humanidad Operación retiro de televisores, consistió en ubicar por el sur y norte del país fosas clandestinas donde permanecían sepultados opositores a la dictadura.

La misión fue desenterrarlos y lanzar sus restos al mar utilizando los helicópteros del Comando de Aviación de la institución.

La orden fue dada por Pinochet luego de que en noviembre de 1978 se hallaron los cuerpos de 15 campesinos escondidos en una mina abandonada en Lonquén, al sur de Santiago.

Dentro de los detenidos desaparecidos de Paine se encuentra el padre de la abogada Pamela Pereira. LN

6:26 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hay que recordar, una vez más, que Pinochet murió sin ser condenado.
¿Por qué?

6:27 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Por qué no fue condenado por estos y los muchos asesinatos?

¿Por qué no fue condenado por los treinta mil torturados?

¿Por qué no fue condenado por Tres Álamos, Villa Grimaldi y tantos y tantos centros de tortura y de concentración?

¿Por qué no fue condenado por las violaciones?

¿Por qué no fue condenado por un exilio que desangró a toda una generación?

¿Por qué pueblo PPD, no contestas, si ahora estan en el gobierno?

2:27 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home