8/13/2007

ATENCIÓN PUEBLO PPD !!!
HA LLEGADO ARTÍCULO
DE ÁLVARO RAMIS...


Católicos a su manera
Fuente: www.lanacion.cl

Herder Cámara decía: “Cuando doy de comer a los pobres me llaman santo, pero si pido explicaciones de por qué tienen hambre, me dicen que soy un comunista”.

Es curiosa la relación de los grandes empresarios chilenos con el catolicismo. Desde unos años a esta parte muchos de ellos rivalizan con el objetivo de mostrar su fervor religioso. Este “revival” de la fe se expresa en los estrechos vínculos que varios movimientos laicos han tejido en los círculos de la elite criolla, como el Opus Dei o los Legionarios de Cristo. Se ve los domingos en las iglesias llenas de Vitacura o La Dehesa; en los nuevos colegios donde niños y niñas asisten a aulas segregadas; en las frecuentes peregrinaciones a Roma y a los santuarios marianos de Europa; en la alta demanda a los retiros “predicados” por los sacerdotes de moda. Para un observador desprevenido, Chile se habría convertido en un pequeño reino católico, como en los tiempos del ancien regime.

Pero a poco andar esta religiosidad tan expresiva y vociferada parece mostrar sus limitaciones. Aparece una inconsistencia tan abismante que obliga a recordar aquellos días, bajo la dictadura, en que encopetadas señoras y elegantes caballeros se retiraban bufando de los templos cuando el párroco osaba leer las cartas pastorales de aquel cardenal que ni hoy son capaces de nombrar por su nombre.

En esas épocas nos ha obligado a pensar Alfredo Ovalle, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio, cuando hace pocos días criticaba a la Conferencia Episcopal por afirmar que en el caso de los subcontratados de Codelco “la violencia es el síntoma de una situación de inequidad evidente, que no ha sido resuelta por nuestra sociedad”. Para él esta constatación del episcopado no es la más adecuada: “Por supuesto que hay algunas situaciones en que hay abusos, nunca los voy a desconocer -aseguró-, pero en general las empresas aplican equidad y responsabilidad social en el trato con los trabajadores”. Una afirmación que no es nada fácil de comprobar en nuestro país.

A los pocos días, Ricardo Ariztía, ex presidente de esta confederación, arremetió en tono de amenaza contra los obispos: “Más cuidado debe tener la Iglesia, que mientras sea monseñor Goic quien haga de mediador en estos conflictos, bienvenido sea. La Iglesia sabe perfectamente, y conoce la historia, de lo que pasa cuando entra en estas actividades semipolíticas -porque no son conflictos de trabajo- después no tiene cómo salir”.

Más cuidado, parece decir este personero, porque si se mete en los temas sociales y sindicales no debe contar con ellos. En ese momento, la Iglesia se “mete en política”, esa asquerosa palabra que resume nuestros miedos a dejar de discutir de los problemas y empezar a apuntar a las causas de males de una sociedad.

Si Ovalle y Ariztía no valoraron ni entendieron el rol eclesiástico en el conflicto laboral reciente, más extraño todavía les habrá sonado el llamado del obispo Goic a transformar el sueldo mínimo en un sueldo ético. Recordemos que en conversación con Canal 13, el sacerdote afirmó que la idea es “ponerme en el lugar del más necesitado, y preguntarme si yo podría vivir con mi esposa y mi hijo, con 120 mil pesos. Yo no digo que todos vamos a ser iguales, porque eso es una utopía que no se puede dar, pero no cabe duda que hay grandes empresas que ganan mucho, ¿como no hacer participar mejor a sus trabajadores?, que son los que le ayudan a generar la riqueza para el país”.

Para el obispo ese sueldo ético no es una cifra abstracta, ni un vago deseo. Se trata de un concepto que nace de la más auténtica tradición de fe católica, y que por siglos se llamó salario justo. De este concepto habló Santo Tomás de Aquino, la encíclica Rerun Novarun, y la Doctrina Social de la Iglesia. Se trata de un sueldo por hora suficiente para pagar los gastos vitales más esenciales para un trabajador y su familia. O como lo explica el catecismo “El trabajo debe ser remunerado de tal modo que se den al hombre posibilidades de que él y los suyos vivan dignamente su vida material, social, cultural y espiritual, teniendo en cuenta la tarea y la productividad de cada uno, así como las condiciones de la empresa y el bien común” (Catecismo Nº 2434).

Por tanto, pagar un sueldo ético no es una ocurrencia pasajera de un obispo. Es un concepto que perfectamente puede ser cuantificado y determinado, tal como hizo el obispo Goic cuando dijo: “Por lo menos todos los que puedan, no paguen el sueldo mínimo legal, sino que por lo menos 250 mil pesos. Eso sería un primer paso”. En un país en el que nos han repetido como cantinela, por 30 años, que sólo bajando los salarios habrá trabajo para todos estos comentarios han retumbado como un estruendo revolucionario. Pero se trata de la pura y santa doctrina de la Iglesia, que expresada con toda su fuerza parece desconcertar a muchos católicos de comunión frecuente.

Ya lo decía en los ’60 monseñor Herder Cámara, famoso obispo de Recife: “Cuando doy de comer a los pobres me llaman santo, pero cuando pido explicaciones de por qué tienen hambre, me dicen que soy un comunista”.

Álvaro Ramis
Centro Ecúmenico Diego de Medellín.


DEJA TU OPINIÓN :

5 Comments:

Blogger Pablo said...

Me parece interesante e importante la discusión sobre el salario ético, porque va contra la corriente privatizadora de las relaciones laborales. Lo laboral, las condiciones de trabajo, los climas laborales, etc. son también un asunto público, que va más allá de un pacto entre "individuos libres y racionales, como dirían los economistas neoliberales.

Pero también creo que, una vez puesto el tema en el debate, es necesario aterrizarlo hacias propuestas y medidas concretas, desde una mirada progresista o de izquierda, sin quedarse sólo en el discurso. Por ejemplo, creo que tiene razón los que han dicho que un salario de $250.000 podría hacer quebrar a muchas PYMES, lo que claramente no es la IDEA. Pero frente a la mirada de la derecha (que dice que es absurdo hablar de salario ético), habría que plantear entonces con más fuerza la necesidad de que el estado garantizara dichos mínimos.

En fi, creo que monseñor Goic ya nos ha hecho un gran favor como sociedad poniendo el tema en el tapete.

Pablo.

8:19 a. m.  
Blogger puebloppd said...

Ciertamente Pablo ,
se abrió el debate !!!
Ahora es tiempo de ser claros y concecuentes , con una mirada de izquierda respecto a lo indigno de algunos salarios.
Confío en la altura de mira de la discusión.
Abrazos alegres, fraternos y por cierto rebeldes !!!

Valeria Bustos A.

10:06 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estimado Amigo Alvaro:
Me parce clarisimo el alticulo en el blogg de Valeria.
Creo que esta bueno que los verdaderos catolicos o cristianos sigan al pie de la letra las enseñanzas de Jesucristo y para los catolicos ademas la Doctrina Social de la Iglesia.
Ya esta bueno que los empresarios dejaran la soberbia patronesca que les da el dinero para ninguniar a los pastores de la Iglesia, sino que se comporte como las ovejas ante su pastor, es asi que construiremos más temprano que tarde el REINO DE DIOS EN LA TIERRA.
Creo que hace falta un catecismo mas explicito para enseñar la doctrina de la Iglersia a la luz del evangelio y darle continuidad a los Documentos del Concilio Vaticano II, Doc. de Medellin, Doc. de Puebla, y el actual Doc. de Aparecida, que son orientaciones claras y precisas para meditar cual es el reino que debemos de cosntruir a la luz del Evangelio.
Espero que esta pequeña reflexion sirvan para el debates respecto a la accion de los Laico y sus pastores en este paia tan dehumanizado.
Alejandro Toledo B.
Viña del Mar

3:59 p. m.  
Blogger Luis Alejandro Bello Langer said...

Jesucristo dijo que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre al Reino de los Cielos. En este sentido, movimientos como el Opus Dei o los Legionarios de Cristo han olvidado la mesura. Y si son tan católicos...¿por qué no pagan sueldos decentes a sus trabajadores en vez de ampararse en la Ley para dar $144.000 mensuales?

Que el Sr. Ovalle y el Sr. Ariztía muestren, entonces, si en sus respectivas empresas son tan equitativos con los salarios; es tan sencillo como mostrar una nómina de pago.

Lo ideal sería que se pagara una especie de salario base escalonado según el tamaño de cada empresa...pero los Holdings ya se prepararon para eso subdividiéndose en varias entidades. Saludos cordiales.

6:09 p. m.  
Blogger puebloppd said...

Diputados pidieron que sueldo mínimo sea equivalente al salario base


Los parlamentarios lograron el concurso del Ejecutivo para enviar un proyecto de ley que termine con la práctica de tener una remuneración ínfima, a la que se le agregan comisiones y otros ingresos.

Un grupo de parlamentarios concertacionistas se reunieron este viernes con el ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade, para consensuar un Proyecto de Ley que regule las diferencias de concepto entre el sueldo base, que pagan en algunas empresas, y el sueldo mínimo.



Los legisladores señalaron que le secretario de Estado se comprometió a patrocinar esta iniciativa que pretende terminar con "prácticas poco éticas" que tienen algunos empleadores quienes cancelan a sus trabajadores sueldos ínfimos y que son completados con ingresos variables menores al sueldo mínimo.



Para el diputado PPD Ramón Farías, "los salarios de los trabajadores deberían iniciarse desde el sueldo mínimo establecido por ley y no por uno base o arbitrario que establece el empleador. Queremos que desde los 144.000 pesos se manifiesten los incentivos y no que se llegue a este monto por comisiones o ingresos variables".



Asimismo, Carlos Montes y Sergio Aguiló (PS) explicaron que en muchas actividades productivas a los trabajadores se les dice que su sueldo base es de 30 ó 40 mil pesos y desde ese origen se completa hasta alcanzar el salario mínimo. Por ello se encuentran estudiando el cambio de este concepto y cuentan con el patrocinio del Ejecutivo.



Según Marco Enríquez-Ominami, son varios legisladores quienes suscriben esta necesidad de modificar y corregir esta anomalía.



"Vamos a pelear y luchar para conseguir el sueldo base se convierta en el salario mínimo, ya que estamos seguros que este cambio es sólo un tema de concepto y no nos entrometeremos en modificaciones de ingresos", argumentó Farías ante la posibilidad que la iniciativa se decrete inadmisible.



Este debate se produjo hace algunas semanas entre los diputados y el ministro Andrade a raíz de la discusión y votación del sueldo mínimo que se aprobó recientemente en el Congreso. (Cooperativa.cl)

Los parlamentarios lograron el concurso del Ejecutivo para enviar un proyecto de ley que termine con la práctica de tener una remuneración ínfima, a la que se le agregan comisiones y otros ingresos.

Un grupo de parlamentarios concertacionistas se reunieron este viernes con el ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade, para consensuar un Proyecto de Ley que regule las diferencias de concepto entre el sueldo base, que pagan en algunas empresas, y el sueldo mínimo.



Los legisladores señalaron que le secretario de Estado se comprometió a patrocinar esta iniciativa que pretende terminar con "prácticas poco éticas" que tienen algunos empleadores quienes cancelan a sus trabajadores sueldos ínfimos y que son completados con ingresos variables menores al sueldo mínimo.



Para el diputado PPD Ramón Farías, "los salarios de los trabajadores deberían iniciarse desde el sueldo mínimo establecido por ley y no por uno base o arbitrario que establece el empleador. Queremos que desde los 144.000 pesos se manifiesten los incentivos y no que se llegue a este monto por comisiones o ingresos variables".



Asimismo, Carlos Montes y Sergio Aguiló (PS) explicaron que en muchas actividades productivas a los trabajadores se les dice que su sueldo base es de 30 ó 40 mil pesos y desde ese origen se completa hasta alcanzar el salario mínimo. Por ello se encuentran estudiando el cambio de este concepto y cuentan con el patrocinio del Ejecutivo.



Según Marco Enríquez-Ominami, son varios legisladores quienes suscriben esta necesidad de modificar y corregir esta anomalía.



"Vamos a pelear y luchar para conseguir el sueldo base se convierta en el salario mínimo, ya que estamos seguros que este cambio es sólo un tema de concepto y no nos entrometeremos en modificaciones de ingresos", argumentó Farías ante la posibilidad que la iniciativa se decrete inadmisible.



Este debate se produjo hace algunas semanas entre los diputados y el ministro Andrade a raíz de la discusión y votación del sueldo mínimo que se aprobó recientemente en el Congreso. (Cooperativa.cl)

Los parlamentarios lograron el concurso del Ejecutivo para enviar un proyecto de ley que termine con la práctica de tener una remuneración ínfima, a la que se le agregan comisiones y otros ingresos.

Un grupo de parlamentarios concertacionistas se reunieron este viernes con el ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade, para consensuar un Proyecto de Ley que regule las diferencias de concepto entre el sueldo base, que pagan en algunas empresas, y el sueldo mínimo.



Los legisladores señalaron que le secretario de Estado se comprometió a patrocinar esta iniciativa que pretende terminar con "prácticas poco éticas" que tienen algunos empleadores quienes cancelan a sus trabajadores sueldos ínfimos y que son completados con ingresos variables menores al sueldo mínimo.



Para el diputado PPD Ramón Farías, "los salarios de los trabajadores deberían iniciarse desde el sueldo mínimo establecido por ley y no por uno base o arbitrario que establece el empleador. Queremos que desde los 144.000 pesos se manifiesten los incentivos y no que se llegue a este monto por comisiones o ingresos variables".



Asimismo, Carlos Montes y Sergio Aguiló (PS) explicaron que en muchas actividades productivas a los trabajadores se les dice que su sueldo base es de 30 ó 40 mil pesos y desde ese origen se completa hasta alcanzar el salario mínimo. Por ello se encuentran estudiando el cambio de este concepto y cuentan con el patrocinio del Ejecutivo.



Según Marco Enríquez-Ominami, son varios legisladores quienes suscriben esta necesidad de modificar y corregir esta anomalía.



"Vamos a pelear y luchar para conseguir el sueldo base se convierta en el salario mínimo, ya que estamos seguros que este cambio es sólo un tema de concepto y no nos entrometeremos en modificaciones de ingresos", argumentó Farías ante la posibilidad que la iniciativa se decrete inadmisible.



Este debate se produjo hace algunas semanas entre los diputados y el ministro Andrade a raíz de la discusión y votación del sueldo mínimo que se aprobó recientemente en el Congreso. (Cooperativa.cl)

Los parlamentarios lograron el concurso del Ejecutivo para enviar un proyecto de ley que termine con la práctica de tener una remuneración ínfima, a la que se le agregan comisiones y otros ingresos.

Un grupo de parlamentarios concertacionistas se reunieron este viernes con el ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade, para consensuar un Proyecto de Ley que regule las diferencias de concepto entre el sueldo base, que pagan en algunas empresas, y el sueldo mínimo.



Los legisladores señalaron que le secretario de Estado se comprometió a patrocinar esta iniciativa que pretende terminar con "prácticas poco éticas" que tienen algunos empleadores quienes cancelan a sus trabajadores sueldos ínfimos y que son completados con ingresos variables menores al sueldo mínimo.



Para el diputado PPD Ramón Farías, "los salarios de los trabajadores deberían iniciarse desde el sueldo mínimo establecido por ley y no por uno base o arbitrario que establece el empleador. Queremos que desde los 144.000 pesos se manifiesten los incentivos y no que se llegue a este monto por comisiones o ingresos variables".



Asimismo, Carlos Montes y Sergio Aguiló (PS) explicaron que en muchas actividades productivas a los trabajadores se les dice que su sueldo base es de 30 ó 40 mil pesos y desde ese origen se completa hasta alcanzar el salario mínimo. Por ello se encuentran estudiando el cambio de este concepto y cuentan con el patrocinio del Ejecutivo.



Según Marco Enríquez-Ominami, son varios legisladores quienes suscriben esta necesidad de modificar y corregir esta anomalía.



"Vamos a pelear y luchar para conseguir el sueldo base se convierta en el salario mínimo, ya que estamos seguros que este cambio es sólo un tema de concepto y no nos entrometeremos en modificaciones de ingresos", argumentó Farías ante la posibilidad que la iniciativa se decrete inadmisible.



Este debate se produjo hace algunas semanas entre los diputados y el ministro Andrade a raíz de la discusión y votación del sueldo mínimo que se aprobó recientemente en el Congreso. (Cooperativa.cl)

5:44 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home